miércoles, 5 de agosto de 2009

Capítulo 42

Me desperté sobresaltado por el sonido del teléfono que en ese momento interrumpía un profundo sueño sin sentido. Deslicé mi mano en la oscuridad y lo busqué a ciegas en la mesilla. Miré la pantalla que en ese momento permanecía iluminada y vi el nombre de la persona que se encontraba al otro lado de la linea, Catherine, mi representante.

-¿Si?- contesté intentando disimular mi voz de dormido.

-Robert, ¡dime que no estabas durmiendo! Quedan solo dos horas para que tengamos que estar en el aeropuerto facturando...-dijo medio histérica.

-¡Por Dios Cathy cálmate! Sería capaz de estar en una hora si eso fuese necesario...

-Me alegra que seas tan optimista pero te recuerdo que es muy importante que lleguemos a la hora prevista, no podemos perder ese vuelo, créeme si te digo que si no te llevo a esa hora voy a tener que aguantar a muchas personas importantes.

-¡Tranquila! Además ya estaba despierto, tengo la maleta preparada y estaba a punto de salir de casa para hacer unos últimos recados, deja de preocuparte por mi y no te dejes nada importante aquí- le mentí dado que el tiempo me llegaba de sobra y sabía que ella no estaría tranquila si no pensaba que yo ya estaba preparado.

Me encaminé al baño y me miré en el espejo. El día anterior me había quedado dormido con la ropa puesta, observé mi reflejo durante unos segundos y decidí dejarme puesto lo que tenía.

Revisé con mi mirada toda la estancia controlando que no se me hubiese quedado nada por meter en la maleta. En ese momento mi vista se detuvo en una maquinilla que se encontraba en uno de los estantes y que hacía mucho tiempo que no usaba, tanto como para olvidarme de que la tenía. La enchufé y la encendí, la observé durante unos segundos y acto seguido la desplacé sobre mi cabeza. Observé como el pelo iba cayendo sobre mis hombros y sobre la pileta y sin poder evitarlo sonreí.

Hacía tiempo que la gente no dejaba de hablar de mi pelo, en aquel momento eso era lo que menos necesitaba, solo quería que me dejasen estar solo, solo como me sentía y solo como realmente me merecía.

Recogí el pelo que se había caído y limpié el baño.

Cogí la maleta y bajé las escaleras.

Llamé a un taxi y en el tiempo que esperaba bebí un café muy cargado.

-Patti, nos vamos, hoy cambias de casa...- le dije a mi perra que en ese momento entraba en la cocina. No la podía llevar conmigo porque no tendría tiempo para cuidarla así que no me quedaba más remedio que dejarla con mis padres.

Cogí todo mi equipaje y lo lleve hacia el taxi, volví a por Patti y abandoné la casa no sin antes echar un último vistazo a aquella estancia que tantos recuerdos me traía. Suspiré profundamente y cerré la puerta detrás de mi.

Al entrar en casa de mis padres, mi madre me recibió con un fuerte abrazo. La abracé con fuerza también y sin poder evitarlo rompí a llorar.

Mi madre me abrazó con más fuerzas mientras entrelazaba sus extrañados dedos entre mi pelo.

-Estás muy guapo- dijo separándose lentamente de mi y mirándome a los ojos.

La miré fijamente, supuse que ella creía que mi ánimo se veía así por la presión a la que me iba a someter, quizá por tener que dejar Londres, o por un miedo a volar que había superado años atrás...

-Tranquilo-me dijo con voz melosa- todo se arreglará, no se de quien ha sido la culpa ni se el motivo pero cuando menos te le esperes vais a volver a estar juntos.

La miré extrañado, yo no había dicho nada al respecto y según creía las revistas aun no habían tenido tiempo para especular acerca de mi relación, aquello debía tratarse de ese sexto sentido que solo poseen las madres.

Me despedí de mis padres con un abrazo y a continuación me despedí de Patti.

-Robert, en cuanto podamos iremos a verte-dijo mi padre con una palmada en mi espalda.

Tras varios intentos fallidos ya que mi madre se negaba a dejarme ir, subí al taxi y me encaminé al aeropuerto.

Al llegar, observé a Cathy desde el taxi que en ese momento se encontraba en la puerta en la que habíamos quedado.

Me acerqué a ella y desde lejos observé como una sonrisa de calma mutaba en una expresión de nerviosismo agudo.
Me siguió con la mirada y a medida que me acercaba su cara se descomponía en una mueca de terror.

-¿Se puede saber que hiciste con tu pelo? Dime que se trata de una broma...

-Me lo he cortado...

-Eso ya lo veo, vamos a tener muchos problemas... Deberías habérmelo consultado...

-En el preciso instante en que un hombre deja de tener opinión en temas tan banales como su apariencia física ha llegado a un punto sin retorno en el que ha perdido la dignidad y solo se trata de un peón subordinado a la reina sociedad.

-Robert, deja de ponerte filosófico, me da igual como lleves el pelo, es exigencia de guión.

-Se lo que pone mi contrato y no figura nada acerca de que no pueda cortar el pelo si eso es lo que quiero...

Cathy me agarró del brazo llevándome hacia el interior del aeropuerto para facturar el equipaje. Permanecimos en silencio todo el tiempo que esperamos para embarcar y el tiempo antes de subir al avión.

El trayecto fue largo, me atrevería a decir que demasiado. Intenté sumergirme en un libro, capaz de abstraerme de todo en cualquier otro momento, en ese preciso instante me resultó insignificante.

Aproveché mi posición al lado de la ventana para mirar las nubes en un intento fallido por no pensar, sin embargo el recuerdo de Denís venía una y otra vez a mi. Lamentaba haberla dejada sola, lo lamentaba por mi, pero lo lamentaba más por ella que sufriría en ese momento pensando que yo solo había jugado con ella, algo que no se podía apartar más de la realidad.

Noté como los ojos se llenaban de lagrimas nuevamente por lo que los cerré con fuerza e intente dormir.

-Robert, Robert, despierta, hemos llegado.

Viví cada segundo desde que pisé suelo hasta que llegué al hotel como si de un sueño, o incluso pesadilla se tratase. Fotógrafos y fotógrafos en cada esquina buscando una respuesta sobre cómo había sido mi estancia en Londres.

[…]

Los siguientes días me refugié en mi habitación, saliendo exclusivamente para rodar esperando que llegase la noche para volver de nuevo al Hotel. Mis únicos compañeros esos días fueron mi guitarra, algún que otro libro y el gimnasio, lugar al que nunca había ido si era algo que podía evitar.

Mis compañeros de reparto, especialmente Kellan, solían bromear sobre lo metido que estaba en mi personaje, no se daban cuenta de que el personaje era lo que realmente estaba metido en mi.

En todas las entrevistas que tuve que realizar intentaba sonreír al responder sobre los motivos por los que Edward había dejado a Bella, sin éxito, pues esa pregunta solo conseguía torturarme.

En los quince días desde mi llegada me hice un experto en sentirme solo rodeado de gente. Tenía que tomar una decisión.

Cogí el teléfono y me dispuse a marcar.

11 comentarios:

  1. Ahhhh!!! tan corto.....
    Como nos haces esto!!!
    Es genial. Espero que no tardes mucho en subir el siguiente, me estoy mordiendo las uñas.....

    Besines

    ResponderEliminar
  2. Nenaaaaaa me he quedado :O necesito mas!!! ;) esta en lo interesante joooooo!!!

    Un besoteeeeeee

    ResponderEliminar
  3. merys me ha encantado el momento maquinilla y lo que le ha dicho a su representante cuando lo ha visto, lo has dejado en lo más interesante! un beso!

    ResponderEliminar
  4. POR FAVORRRRRRRRRRRRRR, HA SIDO DEMASIADO CORTO, NO PUEDO ESPERAR MASSSS, TIENES QUE SEGUIR. NO TARDES TANTO EN SUBIR PORFISSSSS, ME MUEROOOOOO.

    ResponderEliminar
  5. NEXTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTT CAPITULO 43!!!!!!
    NEXTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTT CAPITULO 43!!!!!!
    NEXTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTT CAPITULO 43!!!!!!
    NEXTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTT CAPITULO 43!!!!!!
    NEXTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTT CAPITULO 43!!!!!!
    NEXTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTTT CAPITULO 43!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Escribes genial mery!!!
    porfavor no tardes mucho para cuando tendras el siguientee??
    esta muy interesantee!!!

    ResponderEliminar
  7. NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!
    NEXXX CAPITULO 43!!!!!!!!!

    YA NO PUEDO ESPERAR MASSSSSSSSSSSSSS CREO QUE VOY A COLAPSAR!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Buaahhhhhhhhhhhh, te comentaría en profundida pero necesito leer el siguiente YA!!!!!!! Marca, marca, marca... :D:D

    PD: Qué pena me da Robert, deja de maltratarlo jopetas :(

    ResponderEliminar