jueves, 25 de junio de 2009

CAPÍTULO 39

Entré en casa y me apoyé en la puerta. Mi hermana que se encontraba en la cocina llegó hasta el vestíbulo en el que me encontraba.

-¿Que tal has pasado el día?- preguntó sin tener idea de lo que yo estaba a punto de confesarle.

-Bien...- dije con una amplia sonrisa recordando cada uno de los segundos vividos en las últimas horas.

-Todavía no me has contado lo que te dijo Tom-dijo mi hermana muy seria- quiero saberlo ¡Todo!- dijo ahora riéndose y mirándome de forma amenazadora.

-Tom...-parecía que habían pasado miles de horas desde aquella visita inesperada.

-Si... Tom ¿que te dijo? ¿Tenía noticias de Robert?

-En realidad no...- dije recordando la conversación del día anterior.

-Entonces, no entiendo… ¿Qué quería?-pregunto mi hermana confusa.

-En resumen quería decirme que Robert me hecha de menos, que me quiere y que si se fue como lo hizo fue por mi bien…- contesté restándole importancia.

-Pero… pero… ¡Eso es genial!- dijo Beca emocionada.

-No, no lo es… no le creí…

-¿Qué no le creíste? ¡Tu eres imbécil!- Sentenció con un grito.

-Si realmente me quisiese sería él quien vendría y me lo diría y no “su amiguito”

-¡Pero él no está aquí!- gritó enfadada.

-Aclarate de una vez- le reproché- no puedes estar a favor de que este con Robert y con Ed al mismo tiempo.

-No, pero se que tu quieres estar con Robert independientemente de lo que yo pueda pensar o querer. La observé fijamente y medité en silencio durante unos segundos. Que quería a Robert era un hecho, sin embargo Ed era lo que me convenía. Con quien tenia que estar.

-Estoy con Ed…

Los ojos de mi hermana se abrieron desmesuradamente al escuchar esas palabras. Corrió en mi dirección y me abrazó con fuerza hasta casi dejarme sin respiración.

-¡Quiero saberlo todo! ¿Cómo sucedió? ¿Dónde?-preguntó con énfasis.

-Fue hoy, fuimos a una feria y bueno… pasó.

-¡No importa que me hicieras perder la apuesta! ¡Estoy tan contenta por ti!- exclamó con una amplia sonrisa en el rostro.

La observé durante varios segundos sin comprender del todo.

-Apuesta… ¿Qué apuesta?

-Oh… nada… olvídalo-dijo mirando en otra dirección esquivando mi mirada.

-¡Beca! ¡Suéltalo!

-Nada… aposté con Daniel una cena. Él decía que Ed y tu ibais a estar juntos y yo decía que no… Estaba tan convencida de que iba a ganar… debería haber propuesto un restaurante más barato…- dijo esto último para ella misma aunque en voz alta.

Te daré el dinero de la cena...-dije todavía sin comprender los juegos de mi hermana.

-¡Oh no! ¡De ningún modo! Creía que nunca superarías lo de Robert-dijo mi hermana observándome fijamente. -Por que lo has superado, ¿verdad?

-Si...-mentí sin pensar.

-Menos mal... no sería justo que jugaras con Ed. Él no se lo merece.

Ante esas palabras me dispuse a subir a mi cuarto. Quería torturarme a mi misma, era una mala persona y lo que era peor, lo sabía. En ese momento mi madre atravesó la puerta principal.

-¡Mamá no te lo vas a creer! ¡Denís tiene novio nuevo!

Inconscientemente atravesé a mi hermana con una una mirada de odio.

-No lo digas como si se tratara de una camiseta nueva...- le reproché.

-Denís ¿es eso verdad?- preguntó mi madre que también parecía emocionada.

-Sí... supongo que si...-contesté resignada.

-¡Invitalo a comer mañana!-dijo mi hermana como si se le acabase de ocurrir una gran idea mientras yo le lanzaba una mirada envenenada. Daba la impresión de que se había propuesto fastidiarme concienzudamente.

-Me parece una idea buenísima- exclamó mi madre.

-¿Podeis dejar de comportaros como si estuvierais drogadas?-pregunté enfadada. No entendía porque las dos se mostraban tan emocionadas, incluso más que yo.

-Denís ¡No seas tonta!- dijo mi madre chocando su cadera contra la mía.

Definitivamente aquella situación carecía de cordura.

-Mamá ¿recuerdas como fue la ultima vez?- no entendía como podía estar tan emocionada recordando el episodio vivido con Robert.

-Prometo que esta vez seré buena. Al fin y al cabo con el primero no me equivoqué. Déjame observarlo durante cinco minutos y sabré si con este estás perdiendo o no el tiempo.


La miré fijamente y sin mediar palabra subí las escaleras dirigiéndome a mi habitación. Al llegar, me tumbé en la cama y cogí Luna Nueva de la mesilla. Lo abrí y comencé a leer.

“no era mi Jacob, pero podía serlo. Su querido rostro era el de siempre. Yo le amaba de verdad en muchos sentidos. Era mi consuelo, mi puerto seguro, y en ese preciso momento yo podía escoger que me perteneciera.

[...]

La persona a la que amaba de verdad se había ido para siempre. El príncipe azul no iba a regresar para despertarme de mi letargo mágico con un beso.”


Leí varias veces aquel fragmento, cerré el libro con fuerza y lo lancé contra la pared. Sin comprender el motivo empecé a llorar.

Agarré con fuerza el oso que me había regalado Robert y hundí mi cabeza en él, queriendo que la tierra me tragase en aquel mismo instante.


En ese momento el teléfono de casa sonó. Intenté abstraerme de su penetrante sonido pero no dejó de sonar y di la partida por vencida.

-¿Si?

-¡Hola! ¿que hacías?- escuché en silencio la voz de Ed desde el otro lado de la linea.

-Nada... estaba leyendo-dije intentando que no se notara en mi voz mi estado de ánimo actual.

-¿Que lees?

Me quedé callada un momento pensando en que decir.

-Luna Nueva...- no quería mentirle. Mi hermana tenía razón, él no se lo merecía.

-¿y te gusta?- preguntó después de quedarse callado un buen rato.

-Eh... si...

-No te veo muy animada...

-Ed, mi madre quiere que vengas a comer mañana... se que no te hará mucha gracia pero...

-¡Si! Sin ningún problema- me cortó.

-A las 12.30.

-Ahí estaré. Que duermas bien enana.

-Tú también.

-Para cualquier cosa llámame. No importa la hora que sea.

-Lo haré. Un besito.


Me quedé tumbada en la cama mirando fijamente el techo. Buscando algo que no hubiese visto anteriormente.

El teléfono volvió a sonar. Mi madre y mi hermana que estaban en el piso de abajo parecían no prestarle la menor atención.

-Lo has pensado mejor y no vas a venir.-Ed parecía demasiado seguro de lo que había dicho. Ahora fríamente no debía parecerle tan buena idea.

-¿A dónde tengo que ir?- al escuchar su voz todo mi cuerpo se estremeció. Mis músculos se tensaron y creo que por un momento dejé de respirar.

-Hola... Robert...

-Hola Denís... ¿que tal estás?- ahora los dos eramos unos completos desconocidos.

-Yo bien ¿y tu?-no sabía como tenía que reaccionar por lo que intente seguir la conversación de la forma más casual que fui capaz.

-Bien también.

Los dos nos quedamos callados esperando a que el otro dijese algo. Como no lo veía por la labor de decir nada me armé de valor y hablé.

-Robert ¿que quieres? No creo que me llamaras simplemente para preguntarme cómo estoy.

-Em...no... quería saber si estabas con Ed.

-¿Perdona?-pregunté sorprendida.

-Si... quiero decir... de mi se han dicho muchas cosas, hay toda clase de rumores y bueno... quería que supieras que no son verdad. No estoy con nadie.

-No tienes que darme explicaciones- le dije muy seria.

-No tengo que hacerlo pero quiero hacerlo, es diferente.

-Bueno Robert te tengo que dejar...- tenía que cortar ya la conversación. Cada segundo en contacto con él me hería desmesuradamente.

-Yo... te quiero.

Eso fue lo último que oí al colgar el teléfono.

10 comentarios:

  1. Ahhhhhhhhh!!!!!
    No me puedes dejar así!!!
    Actualiza ya.
    Me voy a volver loca!!!

    Besines

    ResponderEliminar
  2. BIENNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNN! Vuelve RObert!! QUé ilusión! Me ha gustado mucho!!!!!!!!!!!!!!!!! Y El final... lo que él le dice a Denis ha sido... rompedor! Me ha encantado! Por fin la historia vuelve a ponerse interesante (Lo siento, creo que odio a Ed, jajajaja) ME ha gustado mucho, en serio!!!!!!!!! Pero eres una %@~%@@@## ¿cómo se te ocurre acabar el capítulo así? ¿Cuándo vas a colgar lo siguiente? Puedo hacerte una petición? Cuando haya cacho nuevo me avisas por MP para leerlo nada más lo publiques? Es que hasta que no entro al foro no me enterooooooo! :( Gracias por escribirrrrrrrrrrrrr!

    ResponderEliminar
  3. siiiiiiiiiiiii Robert en acción! toma yaaaaaa! :p

    mua guapa!

    ResponderEliminar
  4. x fiin Rob da señales de vida (=

    (no tardes mucho para sigiente plis)

    besins*

    ResponderEliminar
  5. -¡Tu eres imbécil!- Sentenció con un grito.
    poooorfavor la frase que mejor define a denís xD

    Me estás liando, yo pensé que iba a ser una cosa casual y resulta que ahora la llama?No te vuelvo a hacer caso xD

    ResponderEliminar
  6. O_O porfavor!!! como se puede acabar asi el cap??? aaaaaaaaah!!! me estare estirando de los pelos hasta que cuelgues el siguiente... nena esto engancha mucho!!!

    UN SOTE WAPA!

    ResponderEliminar
  7. wooooooooooooooooooooooooooooooooooo
    tiempos sin pasar por el foro ¬¬
    he tenido toneladas de examenes!
    pero se me viene un mes de vacaciones de invierno xD


    BLOOOOOOOOOOOOOOO QUE GENIAL CAPITULOOOOOOO!!!
    ES QUE YA ME IMAGINE A ROB CON SU CARITA DICIENDO TE QUIERO

    aaaaaaaaay se me parte el corzon x)
    pobrecito
    y tmbm pobre ed, xd denis mala mala jjajaja
    un besoo, te leo :)

    ResponderEliminar
  8. mery, por fin Rob! aunque nos dejas en lo mejor! la madre de Denis tan simpática como siempre! seguro que Ed le cae genial, como si lo viera, lo siento pero como libras le tengo manía, no lo puedo evitar! un beso

    ResponderEliminar
  9. Yo tengo mania a la madre de Denis jajajaja que simpatica con Ed y con Robert que ¬¬!!!
    Y rob todo celositooo, stas con Ed dice? jajjajajajaja
    Quiero el siguiente yaaaaaaaaaaaaaa, guapaaa

    ResponderEliminar