martes, 9 de junio de 2009

Capítulo 38

Continué besando a Ed durante varios minutos. Lentamente al principio hasta que comprendí que aquello era algo que mi cuerpo llevaba esperando durante mucho tiempo aunque yo me había negado a ver la realidad.

Deslicé mis manos suavemente por su cuello mientras notaba como la noria se volvía a poner en movimiento. Separé mis labios de los suyos y lo miré fijamente a los ojos.

-Parece que ya nos toca bajar...- dije con resignación.

-¿Quieres ir otra vez?- preguntó confuso.

-¡Dios no! Creo que ya tuve noria suficiente para por lo menos cinco años.

Comenzamos a andar sin seguir ningún rumbo fijo.

-¿A donde vamos?-pregunté con curiosidad.

-No se... tengo la sensación de que ahora me toca escoger a mi...

-Deja de hacerte el interesante y dime a donde vamos...- protesté. Estar con Ed era como tenía que ser, fácil. Si dos personas se quieren las cosas deberían ser sencillas. Era algo que cada día tenía más claro.

-A la casa del terror...

-Ya veo por donde vas... y si esperas que me abrace a ti como una dama en apuros... te vas a llevar una desilusión- dije intentando parecer seria.

-Quizá sea yo el que me abrace a ti...- dijo mientras me sonreía.

Continuamos caminando hacia una casa de aspecto antiguo situada en lo alto del camino que seguíamos.

-Ed...

-¿Que?-preguntó mientras me miraba fijamente.

-¿vas a seguir yendo a cinco kilómetros de mi el resto del día? Dije mientras lo miraba con una sonrisa.

-¿que quieres decir? Creo que voy a la misma distancia de ti que siempre...

-A eso me refiero. ¿vamos a hacer como que lo que acaba de suceder nunca pasó?- dije con tristeza mientras mis ojos se clavaban en el suelo.

-No, ¡claro que no!- dijo mientras se acercaba a mi y besaba mi pelo- es solo que llevo tanto tiempo manteniendo las distancias que se me sigue haciendo extraño...

Me acerqué más a él. Agarré su mano y la apreté con fuerza.

Compramos la entrada y nos dispusimos a esperar nuestro turno para entrar.

-Nunca vi a nadie a quien le diese más miedo la noria que la casa del terror...-dijo riéndose.

-Algún día encontraré tu criptonita y te acordarás de estas risas tuyas...- dije de modo amenazador.

En ese momento unas chicas se acercaron a nosotros.

-Perdona, ¿podemos sacarnos una foto contigo?- dijo una de ellas, que en ese momento comenzaba a sonrojarse, mirando a Ed.

-Si, claro...

-¿Queréis que saque yo la foto?-pregunté mientras observaba a la chica que llevaba su cámara en la mano mirando en todas direcciones en busca de un fotógrafo.

Saqué la foto. Las chicas se colocaron detrás de nosotros en la cola, mientras discutían si yo era o no la novia de Robert Pattinson.

-Lo siento...- susurró Ed en mi oído.

-Tranquilo... por extraño que sea, estoy acostumbrada a esto...

-Tuvo que ser difícil para ti...

-No... Era extraño... pero para mi merecía la pena soportar eso...- me entristecí durante un momento y sonreí a continuación para que él no lo notase.

-Ustedes van en el siguiente vagón... prepárense porque no para- exclamó la chica de la atracción.

Vimos como el vagón aparecía ante nuestra vista. Ed agarró mi mano ayudándome a entrar en el compartimento y después entró él. Nos sentamos y dejamos atrás la luz del día para entrar en un oscuro túnel.

-¿Ni un poco de miedo?- preguntó de mientras pude escuchar como se reía.

-Callate...

-¿que pasa? ¿que hice?

Aproveché que jugaba con la oscuridad a mi favor para decir todo aquello que no dejaba de dar vueltas en mi mente.

-Ed... ¿que se supone que somos?-pregunté mientras notaba como mis mejillas se sonrojaban. Por suerte, él no podía darse cuenta.

-No se lo que somos. Se que yo quiero estar contigo.-respondió seguro.

-Yo también quiero estar contigo...

Busqué su mano en la oscuridad al mismo tiempo que el pasaba su brazo alrededor de mis hombros. En ese momento un sonido gutural que no esperaba sonó de fondo. Sin poder evitarlo pegué un salto en el asiento.

-Ni se te ocurra decir nada- dije de forma tajante mientras Ed no dejaba de reírse.

Continuamos el viaje con alguna que otra aparición de algún esqueleto, algún fantasma y algún que otro personaje del cine de terror que en general daba más pena que miedo hasta que tuve que cerrar mis ojos que se sentían dañados por la luz exterior.

-¿A donde vamos ahora? Es tu turno.

-¿Que te parece si comemos algo?- ya eran las doce y mi estómago comenzaba a rugir alarmantemente.

Cogimos comida en un puesto y nos sentamos a comer en un banco.

-Sabes que las revistas te criticarán ¿verdad?- preguntó Ed que en ese momento examinaba mi rostro.

-¿quieres saber la verdad? No me importa lo más mínimo lo que las revistas digan de mi. Llevo diecinueve años sin aparecer en ellas como para preocuparme a estas alturas por lo que puedan decir o no.

-Eres muy valiente...

-¿valiente? No creo que sea valiente para nada.

-Otras no lo llevarían tan bien. La prensa es capaz de volver loco al más cuerdo.

-No soy como otras y quizá todos esos cuerdos no eran más que locos disfrazados.

Ed me miró fijamente y me besó.

-Afeitate...- dije riéndome.

-Nunca te importó si llevaba barba o no- reprochó ofendido.

-Eso era porque antes no me pinchaba...- dije riéndome.

Ed se levantó en ese momento y me tendió una mano para que me levantase también.

-Vamos a las colchonetas...- dijo poniendo sonrisa infantil.

-¿Crees que nos dejarán subir?-dije contemplando los pequeños ocupantes de la colchoneta más próxima.

-Vamos...- dijo tirando de mi.

El hombre que se ocupaba del castillo de aire nos miro sarcásticamente en un primer momento y después accedió.

-Hace demasiados años que no subo en una...- dije intentando recordar la última vez.

-Hay ciertas cosas que no deberíamos dejar de hacer... a veces no está mal volver a ser niños...

Subimos a la colchoneta rodeados de unos cuantos niños que tendrían como mucho doce años. Observé a Ed que en ese momento saltaba con más énfasis que el resto de ocupantes juntos. Intenté imitarlo pero fui incapaz.

-Ed... te veo en tu salsa... pero te aseguro que yo no me veo cómoda en esta situación...

-Eso tiene fácil solución- dijo con una sonrisa maquiavélica en su rostro.

Antes de reaccionar Ed había venido saltado hacia mi y me había hecho un placaje de manera que ahora me encontraba en el suelo con su cuerpo sobre el mío.

-¡no te dará vergüenza! Estamos rodeados de niños- me reí.

-No no me da vergüenza en absoluto.

Juntó sus labios con los míos y comenzó a besarme mientras yo notaba como el suelo se movía debajo de mi espalda.

Después de bajar de la colchoneta dimos un paseo contemplando el resto de la feria.

-Creo que es hora de que nos vayamos...

-No, tengo que hacer algo antes...- no estaba para nada segura de la locura que estaba a punto de hacer pero aún y así tenía que hacerlo, lo necesitaba.

-¿que tienes que hacer antes?-preguntó confuso.

-¡Vamos a la montaña rusa!

-Denís... no... no tienes que demostrarme nada...

Sabía que no tenía que demostrarle nada. Sabía que él se refería a algo así como que no tenía que subir para demostrar que no tenía debilidades. Eso no era lo que buscaba. Tenía que demostrarme a mi misma que a su lado podía enfrentar cualquier cosa.

-Quiero hacerlo- dije intentando sonar segura. Tratando de convencerme interiormente a mi misma también.

-Está bien.

Esperamos durante un tiempo que se me hizo eterno a que llegase nuestro turno. Giré mi cabeza hacia arriba una y otra vez repasando el recorrido de los vagones. Escuché con miedo el ruído de las ruedas al atravesar el recorrido de los raíles a gran velocidad y finalmente el momento llegó.

-Ed... te juro que como me sueltes un solo segundo... te mato- dije agarrando su brazo con fuerza.

-Tranquila...- dijo acariciando mi mano con tranquilidad.

Cerré los ojos y pase los dos minutos más largos de mi vida. Gritando a cada vuelta con una mezcla de miedo y diversión.

...

Caminamos en dirección a donde habíamos aparcado el coche..

-¿Sabes que? No estuvo tan mal...- dije con una sonrisa.

-Tus gritos y la fuerza con la que agarrabas mi mano no parecían decir lo mismo...-dijo riéndose.

Entré en el coche y me quedé dormida. No soñé nada. Parecía mentira pero hacía demasiado tiempo que no dormía tan plácidamente. Al llegar Ed me despertó.

-Denís... ya llegamos... llevo un rato debatiéndome si despertarte o no... pero creo que estarás más cómoda en cama.

Siguiendo su particular ritual salió del coche y abrió mi puerta. Escuché como la cerraba detrás de mi y me acompañó hasta la puerta de casa.

-Deberías venir a dormir conmigo...-dijo mirándome seriamente.

-No vayamos tan rápido...

Ante esto estalló en una profunda carcajada.

-Para empezar he dicho a dormir... y para terminar... llevamos dos meses durmiendo juntos... ¿te parece que sería ir demasiado rápido que durmieses hoy conmigo?

-No seas imbécil- dije riéndome.- le di un beso y abrí la puerta.- Hasta mañana...

-Hasta mañana... duerme bien... y disfruta de ir despacio...

Miré durante unos segundos como se reía y finalmente cerré la puerta.

14 comentarios:

  1. ¬¬'

    No voy a decir nada más..quiero ya el momento casual, aer como lo arreglas xDDD

    ResponderEliminar
  2. Sabes que hace ya bastantes capítulos que amo a Ed... aunque creo que la historia necesita un giro inesperado YA! (o roces entre Ed y Denis).
    Como dice Brown no sé cómo te la vas a arreglar para hacerlo... No sé a quién vamos a odiar más en los próximos capítulos, y creo q Denis lleva todas las papeletas....

    ResponderEliminar
  3. Eso, queremos momento! xD jajajjaj

    muaaaaaaa

    ResponderEliminar
  4. momentaaazoooo... YAAA!

    Mmm ahora Ed sale en las revista por las niñas aquellas diciendo que esta con la ex de Rob, y entonces...Rob vuelve a por ella ojala!!!
    Aunque me esta gustando Ed!!

    ResponderEliminar
  5. me reñirás si te digo otra vez que quiero ver a rob.....jaja..un rob para denis y otro para mi!...:P
    quiero ver encuentro ya!...ayyy que ganas!!!...
    Bsits Bloo!!

    ResponderEliminar
  6. Para empezar he dicho a dormir... y para terminar... llevamos dos meses durmiendo juntos... ¿te parece que sería ir demasiado rápido que durmieses hoy conmigo?

    Eso es, en resumen, una FRASAZA!!

    ResponderEliminar
  7. Bloody, bloody, bloody!!!!!!!!!!!!!! Otro capítulo genial.... pero sin Rob! Jopetas! Ed me está cansando un poco, me cae un poco pesado.. sigo pensando que todo forma parte de un plan para conquistar a Denis... y la que me está cayendo mal, mal, mal es Denis... ¿cómo olvidas a Rob en unos meses? ¿Cómo? Y encima sabes que se fue por tu propio bien, no por el suyo... ¡Qué feo! Eso no se hace Denis... qué mal!

    ResponderEliminar
  8. mery......que aparezca ya Rob! Ed es mono pero no es el amor de su vida y ella lo sabe, estoy deseando que aparezca y le explique las cosas, eso sí Rob no lo va a tener nada fácil porque Ed lo está haciendo muy bien con Denis, me gusta que le haya dicho que disfrute de ir despacio xd. Las revistas la van a poner fatal, pobrecilla, pero que le quiten lo bailaó! Un beso guapa

    ResponderEliminar
  9. esta bien que Denis rehaga su vida pero...

    QUIERO A ROB!!!

    ResponderEliminar
  10. Xq Ed es tan sumamente adorable???jajaja, si, si, puede que otras salidas y fotos juntos, y que por tanta noticia en revistas Rob contacte con ella, vaya a su casa.... jo! yo tb quiero que vuelva Rob!!! lo siento por Ed.

    Genial guapa!!!!

    muak!!!

    ResponderEliminar
  11. Adoro tu historia, me encanta
    Apenas la he encontrado y la he devorado...
    Anhelo el siguiente capítulo...

    Espero que llegue el giro inesperado!!!!
    ToyBelle una coneja...

    ResponderEliminar
  12. Ahhhhhhhhh! genial!!!!
    Pero donde esta Rob?
    Más ........

    Besines

    ResponderEliminar
  13. A ver si le sacas las telarañas a esto y pones un capítulo nuevo...

    ResponderEliminar
  14. stoy cn Sid, casi todos los dias me paso x aqi y sigo sin ver nada nuevo.. animo! xD

    ResponderEliminar