martes, 2 de junio de 2009

Capítulo 37

Permanecí clavada junto a la puerta del salón observándolo fijamente. No entendía el motivo de su visita, no le veía explicación ni sentido alguno.

Tom se levantó de su asiento y se acercó lentamente a mi. Antes de que me diese tiempo a reaccionar, pegó su cuerpo al mío y me dio un fuerte abrazo. Abracé su cuerpo también mientras miraba a mi hermana con incomprensión intentando que solucionase mis dudas, sin embargo su rostro en aquel momento reflejaba una expresión similar a la mía.

-¿Que tal estás?- preguntó Tom con emoción mientras se separaba de mi y me miraba fijamente.

-Eh... bien, supongo- no sabía si con su pregunta se refería al tema de Robert en concreto o a mi vida en general, no importaba, de todos modos me sentía incomprensiblemente bien.

-Hacía tiempo que no nos veíamos...- dijo Tom buscando las palabras adecuadas que parecía no encontrar.

-Tom... disculpame un momento...- dije mientras le hacía un gesto a mi hermana para que abandonase la habitación.

Salimos de la estancia y nos reunimos en la entrada.

-Beca... ¿ que hace él aquí?

-No tengo más idea que tu... Llamó a la puerta, le abrí y dijo que no se movería de aquí hasta que hablases con él...- mi hermana levantó los hombros dejándome claro que ella tampoco entendía el comportamiento del chico.

-¿Así? Llegó a la puerta sin más...

-Si... yo ni siquiera sabía quien era... Sara me lo dijo mientras no dejaba de acosarlo- dijo ahora riéndose.

-Tendré que hablar con él...- tomé aire y entré de nuevo en el salón.

Tom clavó sus ojos en mi y continuó mirándome durante un largo rato.

-Tom... ¿a que debo tu... visita?-por un momento iba a decir agradable, pero no lo era, su presencia en aquel momento me hacía sentir del todo incómoda.

-Bueno... ya sabes...- respondió con un hilo de voz.

-No, créeme, no lo se. Si lo supiera no te lo estaría preguntando. No creo que estés aquí por que me echases de menos ni porque tuvieses muchas ganas de verme. Así que dime... ¿que haces aquí?

-Robert no sabe que estoy aquí.... es más si lo supiera me mataría...- dijo esto último para si mismo.

-Oh tranquilo, yo no le diré nada...- lo miré con cierto recelo ahora, no sabía a donde quería llegar con aquello.

-Denís, él te quiere...

-Él me quiere, ya... No te engañes Tom. Robert no quiere a nadie además de a si mismo. ¿Te dijo algo?- pregunté riéndome. Aquella situación me resultaba chocante. En otro momento quizá me hubiese hecho falsas ilusiones, ahora mismo solo me hacía gracia.

-No... claro que él no me lo dijo pero lo conozco desde hace demasiado tiempo como para saber lo que siente sin necesidad de hablarlo.

-No te ofendas, aprecio tu esfuerzo pero si él me quisiese sería él quien estaría ahora hablando conmigo y no tú. Si me quisiese no me habría dejado como lo hizo...- mi voz permanecía serena e inquebrantable.

-Si te dejó fue para no hacerte daño...

-Si, claro... para no hacerme daño. ¿Tiene algún sentido cortarle la mano a alguien para que deje de dolerle un dedo? El daño que me hizo es mucho mayor del que me podría haber hecho si supiese que iba a volver.

-Se que quizá no lo hizo de la mejor manera, pero piénsalo. Él te quiere.

-Ya no importa. Cuando alguien toma una decisión debe enfrentarse a las consecuencias, ya no hay vuelta atrás.

-Si es lo que piensas, quizá no lo querías tanto como él a ti.

Lo miré fijamente con odio ante tal acusación.

-No te atrevas a venir aquí acusándome de que no lo quería. No te atrevas ni por un segundo a preguntarme cuánto lo eche de menos. Lo mal que lo pasé por su culpa no se lo deseo a nadie. Pero ahora ya esta, ya lo asumí, Robert se ha ido y yo ya he rehecho mi vida.

-Así que estás con Ed...- dijo entre afirmación y pregunta.

-Con quien esté o deje de estar no es asunto tuyo. Creo que no tenemos nada más que hablar- dije levántandome y mostrándole la salida.


Cerré la puerta una vez que hubo abandonado la casa y me apoyé en ella golpeando la madera con mi cabeza.

Subí corriendo a mi habitación y me acosté sin querer pensar en nada de lo que había pasado. Sin embargo al apagar la luz e intentar conciliar el sueño mi cabeza comenzó a dar vueltas.

¿Sería verdad que Robert no sabía nada de la visita de Tom? Era posible. Quizá si lo sabía y la única intención de aquella visita era enterarse de si yo estaba o no con Ed. No tenía ni idea de a que había venido aquello, sin embargo si sabía como me sentía yo al respecto. Totalmente indiferente. Quería a Robert, me había obsesionado con él desde el día en el que lo había conocido y estaba completamente segura de que así sería hasta el último de mis días. La diferencia en mi actitud se debía a que ahora simplemente lo veía como algo anhelado, cuya realidad estaba completamente en duda.

Cogí el teléfono inalámbrico que se encontraba en mi mesilla y marqué el número de Ed que ya sabía de memoria.

-Hola- saludó con alegría.

-Hola... no puedo dormir...- dije con voz de niña pequeña.

-¿No esperarás que te cante una nana?- dijo riéndose.

-No... es solo que es la primera noche que voy a dormir sin tenerte al lado. Se había convertido en algo tan habitual que ahora se me hace raro que no estés aquí...

-Mañana paso a buscarte a las ocho, ¿te viene bien?

-Si...

-Venga... ahora voy a empezar a contar algo hasta que te quedes dormida.

-Déjame poner el despertador...- me reí.

Ed comenzó a hablar. Al principio resultó un poco difícil quedarme dormida porque me empeñaba en contestarle. Finalmente sin saber con certeza cuanto tiempo había pasado, me quedé dormida con la voz de Ed a través del auricular.

...


A la mañana siguiente el despertador sonó a las siete en punto. Me dirigí a la ducha con los ojos entrecerrados. Tras ducharme me sequé el pelo, me vestí y desayuné.

A las ocho en punto el timbre sonó. Ed siempre era puntual. Abrí la puerta y lo observé durante unos segundos.

-Tienes cara de dormido...-dije riéndome.

-Puede ser... no resulta fácil esperar a que se duerma alguien que se empeña en contestarte constantemente- dijo reprochándome mientras se reía.

-¿A donde vamos?

-Sube al coche, nuestro destino está fuera de la ciudad.

Seguí sus órdenes y tomé asiento en el lugar del copiloto. Cambié la emisora de la radio y puse la música a todo volumen.

-¿Sabes que?

-Em... no, no se...- dijo mientras se reía y arrancaba el coche.

-Creo que voy a sacarme el carnet de conducir...- dije orgullosa.

-Enhorabuena... siempre y cuando no implique que yo tenga que subir contigo...- dijo mientras me miraba fijamente y se reía.

-Haz el favor de mirar la carretera, no se a donde vamos pero me gustaría llegar sana y salva.

Ed aceleró el coche y continuó mirándome.

-Eres un suicida... no quiero ver pasar mi vida ante mis ojos, así que si no te importa, despiértame cuando lleguemos.

Apoyé mi cabeza en el cristal y cerré los ojos. Intenté dormir lo que resulto imposible debido a los bruscos cambios de velocidad.

-Venga enana despierta, ya llegamos...-dijo Ed mientras movía mi brazo con delicadeza.

-Para despertar primero debería haber dormido...

Ed salió del coche y abrió mi puerta. Abandoné el vehículo y por primera vez contemplé el lugar en el que nos encontrábamos. Se trataba de una especie de feria situada en el medio de un bosque.

-¿Pero a ti de donde te sacaron?- le pregunté con ironía.

-¿Que quieres decir?-preguntó confuso.

-Me acabas de abrir la puerta del coche. ¿Lo ves normal?

-No se si es habitual, normal desde luego si...

-A veces tengo la impresión de que guardas algún extraño secreto...

-Puede que sea un poco estratega. En cuanto a secretos... te recomiendo que dejes de ver películas...- dijo riéndose.

Comencé a andar hacia la multitud que se aglomeraba en las proximidades de las atracciones. Ed me siguió a paso rápido hasta que se puso a mi misma altura.

-¿Montaña rusa para empezar?

-¡No! No voy a subir a la montaña rusa ni para empezar ni para acabar...- nunca me habían gustado ese tipo de atracciones. En lo que unos ven una forma de descargar adrenalina yo solo veo un modo de tortura innecesario.

-Elige tu entonces...

-¿La noria?- pregunté mientras observaba su reacción.

-Está bien. Ponte a la cola mientras yo compro las entradas.

Hice lo que él me había dicho mientras observaba como razonaba con el chico de la taquilla durante un buen rato.

Pasados unos minutos volvió hacia el lugar en el que yo me encontraba y se situó a mi lado.

-Ya nos toca... ¿contenta?

-Nunca estuve más contenta en mi vida...- dije con resignación.

Subimos en un vagón amarillo. La noria comenzó a ascender lentamente mientras el resto de compartimentos se llenaban. Clavé mis ojos en Ed con el fin de no mirar al suelo.

Una vez que todas las plazas estuvieron completas, la atracción incrementó la velocidad.

Dimos varias vueltas que se me hicieron eternas hasta que finalmente el ritmo comenzó a aminorar. Cuando estaba a punto de cantar victoria me di cuenta de que mis sospechas no eran acertadas. La noria, efectivamente se había detenido, el problema era que nosotros nos encontrábamos en la parte superior de ésta.

-Mira, desde aquí hay unas vistas maravillosas- dijo señalando nuestro frente.

-Ed... tengo vértigo.

-¿Me estás diciendo que acabo de sobornar al dueño para que nos tenga aquí el mayor tiempo posible cuando tú tienes vértigo?

-Si... algo así.

-Deberíamos trabajar la comunicación...- ante estas palabras estallé en una carcajada recordando lo que mi hermana había dicho ya anteriormente.

-Ed, por favor entretenme, háblame de cualquier cosa- dije sin apartar mis ojos de los suyos.

Me miró fijamente durante un instante y finalmente se acercó lentamente a mi hasta que nuestros labios entraron en contacto. Lo besé durante varios segundos hasta que sin saber porque lo aparté de mi.

-Ed... yo... no puedo, lo siento.-dije lamentándome ante aquella situación.

-Denís, se que somos amigos, que tú no me prometiste nada y que si me hice ilusiones la culpa es mía pero es que no soporto ver como segundo tras segundo vives con el recuerdo de quien no lo merece.

-Ed... no es eso. Es solo que me cuesta confiar... eso es todo.

-Denís... no puedes ponerte una coraza porque alguien te haya hecho sufrir antes.

-Ya lo sé... es solo que no quiero que me hagas daño.- dije con desesperación.

-Puedes dudar de que el cielo sea azul o incluso de que el agua hierva a cien grados, pero te aseguro que el hecho de que yo vaya a hacerte daño es algo que no puedes ni siquiera llegar a plantearte.

Lo miré fijamente durante varios segundos y sin necesidad de pensar mi siguiente paso enrosqué mis manos en su cuello y fundí mis labios con los suyos.

16 comentarios:

  1. Esto se pone cada vez más interesante...y lo interesante me gusta...

    ResponderEliminar
  2. eeeeed (L)
    es tan mono ^^
    y la super aparicion de tom .. veremos que dira brown :O ajjajaja xD
    genial bloody genial! me encanta x)
    te cuidas eh? un beso :)

    ResponderEliminar
  3. Te habias hecho esperar , e jodia.....jajajaj, buemo, peo lo todo lo bueno se hace esperar...massssssss.
    un besazo guapa

    ResponderEliminar
  4. mmm vamos en camino de algo !

    Graciassssssssss
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. siiiii, besitoos! preferiria que hubiera sido Robert pero bueeeno...

    muuuua

    ResponderEliminar
  6. bloo que me has tenido en ascuas!!..jaja...yo digo igual que lau!....jaja.....pero me ha gustado bloo!!!....y encima sale el amiguisimooooo!!!!!!!!..bien bien!!...

    ResponderEliminar
  7. booh, esque quiero leerla toda, y ahora mismo no puedo, pero este verano espero que si .. jojo

    ResponderEliminar
  8. x finnnn, aich besitos besitos!! jooo pero no nos tengas en ascuas otra semana x fi :(

    ResponderEliminar
  9. " Puedes dudar de que el cielo sea azul o incluso de que el agua hierva a cien grados, pero te aseguro que el hecho de que yo vaya a hacerte daño es algo que no puedes ni siquiera llegar a plantearte "
    Me lo puedo poner de firma?? Ayssss que bello Ed!!! Me está gustando jejejejeje.

    Y lo d siempre, que comento... Robert yujuuu!!Donde estas??

    ResponderEliminar
  10. muy lindo fic!!! *-* Robbie donde esta? :(

    ResponderEliminar
  11. BOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOH!
    1.Denís fue muy borde con Tomás, 1º ¬¬
    2.Beso con Ed, 2º ¬¬


    Le estoy empezando a coger manía igual que con Bella xDDDD

    PD.Mola como todos los capitulos pero ROBERTO VUELVEEEEE!
    PD.

    ResponderEliminar
  12. JOooooo! me quedado con ganitas de saber mas!!que pasara con Rob???xfa que vuelva!!!

    Besotes wapa!!!

    ResponderEliminar
  13. Bloody!!!!!!!!!!!!! No way!!!!!!!!!!!! No puede ser! noooooo, no quiero que ella esté con Ed.. ya no me cae bien Denis... qué rápido cambia a Robert por otro! Estoy indignada, exijo una explicación de tu parte! Quiero a Rob.. Ed cada día es más insoportable, yo lo llamaría el hombre cliché! Es tan malo malísimo haciéndose el bueno y el romántico! No vale! Quiero ver a Rob... Ed FUERAAAAAAAAA!

    Conclusión: como no salga Robert pronto... no asumo las consecuencias!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    No seas mala, concédeme el capricho de volver a 'ver' (leer) a Robert!!!!!!!!! Venga, jopetasssssssssss

    ResponderEliminar
  14. bloody se echa de menos a rob! buf el final ha sido precioso, Ed es tan romántico! pero Rob es Rob, Denis debería escuchar a Tom, aunque entiendo que a ella le cueste creerlo, a cualquiera le costaría. Me encanta que Ed llame enana a Denis xd
    me sumo a la causa de libras aunque se que la espera merece la pena....un beso

    ResponderEliminar
  15. Ah!!! está genial, quiero más.... No puedo esperar...
    Me encanta!!!!
    Besos guapis

    ResponderEliminar