martes, 12 de mayo de 2009

Capítulo 29

Seguí a mi hermana y a su amiga fuera de casa. Juntas fuimos caminando por la calle sin ningún rumbo fijo.

-¿Cómo es estar con Robert Pattinson?- la chica de cabello rojizo me miraba con ojos expectantes y con una amplia sonrisa.

-Bueno... no sabía que esto era una entrevista...- miré fijamente al suelo.

-Oh... lo siento... no era mi intención resultar entrometida, es solo que bueno, te envidio tanto...- me puse colorada en ese mismo instante. Había leído muchas revistas, sabía el fenómeno que rodeaba a Robert y aunque sabía que muchas chicas me envidiaban ninguna me lo había dicho tan abiertamente.

-No, no te preocupes... es solo que aún no decidí si me caes bien- la miré con una sonrisa para que se diese cuenta de que estaba de broma.

-Bueno... es bastante maja...- dijo mi hermana intentando ponerse muy seria.

-Ahora que lo mencionas... te aguanta a ti... maja no sé... pero una santa desde luego- mi hermana me miró ofendida mientras su amiga y yo nos reíamos.

-¿Como es estar con Robert Pattinson?-repetí en voz alta para mi misma mientras pensaba en mi respuesta- Bueno... creo que lo menos maravilloso de estar con él, es que es quien es. Cuando empecé con él no sabía quien era y digamos que si llamó mi atención es por como es realmente, no por ser un personaje público...

En ese momento, mi hermana situaba su mano bajo mi mandíbula simulando que recogía mis babas. Miré fijamente al frente y aparté su mano de un golpe brusco.

-¿Que pasa? ¿Que hice?

-Nada... esperadme aquí un segundo.

-Vale...- dijeron al unísono con voz de incomprensión.

Me acerqué lentamente a la chica rubia que estaba contemplando un escaparate. Miré a un lado y a otro en busca de alguna cámara y al no verla me acerqué definitivamente a la chica y la agarré de un brazo.

Me miró con cara de incomprensión mientras yo tiraba de ella hacia una parte más apartada de la calle y cuando estábamos lo suficientemente solas, la empotré contra la pared y solté su brazo.

-¿Se puede saber que haces? ¡Me has hecho daño!- Amanda no dejaba de quejarse mientras se frotaba el brazo de manera exagerada. ¿Le había hecho daño? Imposible. Si lo hubiese querido, y no me faltaban ganas, se lo habría hecho. En aquel momento solo quería hablar.

-Me parece que tú y yo tenemos mucho de lo que hablar...

-¡Yo no tengo nada que hablar contigo!- me empujó para apartarse de mí pero no la dejé moverse.

-Me da igual si no tienes nada de lo que hablar, yo si tengo y tu me vas a escuchar.

No me reconocía, me estaba comportando como una auténtica histérica. Nunca había tenido demasiada fuerza, sin embargo, Amanda era más o menos de mi tamaño y mi mal humor hacía que mi fuerza se viera aumentada.

-¿Se puede saber a que vino que ayer vinieras a buscar a Robert?

-Creía que yo solo tenía que escuchar...- lo dijo con la voz más borde con la que fue capaz y sin pretenderlo comencé a apretar su brazo con fuerza.

-¡Me haces daño!- aflojé su brazo y continué mirándola a los ojos con fiereza.

-Quizá te haga un moratón y por lo menos así tengas una excusa para la próxima vez que pretendas arruinar mis planes...

-¿Perdona?

-Deja de hacerte la tonta. Puede que Robert te crea pero a mi no me engañas.

-Tu no eres nadie para estar con él.

-Pues lo siento pero Nadie está con él, hazte a la idea. Me estropeaste las cosas una vez, pero te aseguro que fue la primera y última vez que eso pasa.

Me giré y me fui dejándola allí.

-No sabes con quien te estás metiendo. Arruinaré tu relación, pensándolo mejor lo voy a llamar ahora mismo.- elevó su voz para que pudiese oirla.

Giré mi cuello hasta que mis ojos se encontraron con los suyos.

-Intentalo, lo negaré y veremos a quien cree...- Comencé a reírme y me alejé totalmente de aquel lugar volviendo a donde había dejado a Beca y a Sara.

Ambas me miraron confusas. Intenté distraer su atención señalando una tienda. Caminamos en su dirección mientras no dejaba de darle vueltas a lo sucedido. Me había comportado como una auténtica celosa enfermiza. Sin embargo yo no me movía por los celos. No dudaba de Robert, sólo estaba enfadada con Amanda por lo que me había hecho. Quizá ella tuviese razón y si él se enteraba de lo sucedido se enfadaría. Había sido yo quien le había prohibido hablar con Ed, la verdad no me importaba. Nunca me había sentido tan bien por discutir con alguien como en aquel momento.

Entramos en el interior de la tienda. Di varias vueltas contemplando las estanterías y me decidí por unas converse de cuadros. Cuando me dirigía a la caja dispuesta a pagar se me ocurrió una idea.

-¿Crees que le gustarán?- le pregunté a mi hermana mientras sostenía unas converse rojas en la mano.

-Bueno... no sé... parece que las Nike que lleva normalmente le gustan mucho...- dijo mientras se reía.

-Si supiese al menos que número calza...

-¡Un 45!- dijo Sara antes de que me diese tiempo ni siquiera a acabar de decir la frase.

Mi hermana comenzó a reírse mientras Sara bajaba la cabeza y sus mejillas comenzaban a sonrojarse.

-Vaya... todo el mundo sabe más de él que yo misma... ¿que clase de novia soy?

-¿El sabe que número calzas tú?- me preguntó mi hermana para hacerme sentir tranquila.

Era verdad, no sabía cuánto calzaba, puede parecer una tontería pero en ese momento me di cuenta de que no sabía muchas cosas de él.

Noté como mi móvil vibraba en mi bolso, introduje la mano en el interior y lo saqué.

-¡Hola!

-Hola...- al escuchar su voz, todas las dudas que me habían invadido segundos atrás se disiparon completamente.

-¿Que haces? ¿Te voy a buscar?

-Em... no, estoy de compras con mi hermana y una amiga

-Así que hizo una “amiguita” ¿que tal es?

-Oh bueno... te caería bien...- la miré desde donde me encontraba y sonreí.

-¿Tienes planes para la noche?

-Dejame consultar mi agenda...- permanecí callada durante unos segundos- no, aparentemente no tengo planes...

-Pues anota que te paso a recoger a las 8.30. Ponte guapa.

-¡Yo siempre estoy guapa!- protesté

-Dejaré que sigas comprando...- pude escuchar como se reía al otro lado.

-Un beso, adiós.

-Te quiero.

Colgué el teléfono y salí de la tienda una vez pagadas mis nuevas adquisiciones.

-Yo me tengo que ir... Denís encantada de conocerte.

-Lo mismo digo, cuídate.

Nos despedimos de Sara y comenzamos a mirar tiendas y más tiendas. Al final de la tarde tenía en mi poder cuatro vestidos, dos vaqueros, dos pares de zapatos y cinco camisetas. Todo ello sumado a un libro de mitología que le había comprado a Robert.

-Estoy agotada... ¿vamos a tomar algo?

-Por supuesto, ¡tienes que contarme muchas cosas!

Nos sentamos en una mesa de un oscuro bar. Mi hermana me miraba expectante atenta al más mínimo detalle. Permaneció callada mientras le hacía un resumen de todo lo acontecido el día anterior. Cuando acabé de narrar lo sucedido la contemplé fijamente expectante a que comenzara con sus preguntas.

-¿Creyó a Amanda? Si está clarísimo que es mentira...

-Si

-¿Ed Westhwick te besó?- dijo estas palabras completamente emocionada

-Si...

-Pero Robert y tu ¡lo hicisteis!

-¡No chilles! No es necesario que se enteré todo el bar...- automáticamente había tapado su boca con mi mano.

-Entonces lo viste desnudo...

-Si...-miré fijamente la mesa.

-¿Y como..?

-¡Tiempo muerto! No voy a contestar a eso...

-No es justo.

-No seas cotilla y respeta mi intimidad.

-No es precisamente nada de tu intimidad lo que me interesaba... solo quería saber si estaba tan bien como lo parece a simple vista...

-¡Beca!

-Vale... ya me callo...

-No, no te calles, ahora es mi turno de preguntas. ¿Como conseguiste el teléfono de papá?

-Bueno, no fue fácil. Intenté robarle el móvil a mamá pero fue imposible. Además dudo que lo tuviese así tan fácilmente a la vista. Llamé a casi toda la familia materna cuyo número está anotado en la agenda. Nadie me hice caso hasta que finalmente la tía Susan se apiadó de mí.

-¿Como que se apiadó de ti?

-Bueno... quizá exagerase un poco las cosas... pero la idea principal era verdad...- dijo ofendida a modo de disculpa.

-Sabes... ¡no quiero saber nada más! Vámonos a casa, tengo que arreglarme.

Nos levantamos, pagamos y salimos del bar en dirección a casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario